Videochat de Sexo Amateur en Vivo y en Directo!



El novio de mi hermana se coge a mi madre

El novio de mi hermana se coge a mi madre

Pasó el tiempo y aparentemente un día mi padre empezó a
sospechar que mi madre y el portero tenían algo, hubo una fuerte discusión en el
cuarto de mis padres, que por lo que oí termino en una soberana cogida, mi padre
era un hombre bastante difícil y de muy mal carácter tenía un sequito de
amantes, pero obviamente su orgullo no iba a permitir que el portero se cogiera
a su mujer.

Al día siguiente mi padre fue a hablar con el portero, el
cual ni siquiera volvió a acercarse a nuestro piso. Siempre tuve la intriga de
lo que le podría haber dicho. Mis padres volvieron a tener relaciones bastante
frecuentes, la familia había empezado a estar un poco más en orden. Al poco
tiempo nos mudamos a un barrio de zona norte de gran buenos aires.

Mi hermana conoció a un chico que era de un barrio bastante
pobre y que tenía 25 años, se llamaba Juan, mi madre trataba que mi padre no se
enterara, sabía que le molestaría que fuera de un barrio humilde y siete años
mayor que mi hermana. Por lo cual mi hermana jamás hablaba delante de mi padre.
sacando esta mentira no había otras en la familia. Mis padres seguían haciendo
el amor bastante frecuentemente y sacando la preocupación de mi mamá por mi
hermana todo estaba en orden. El problema empezó un día, la empresa de mi padre
necesitaba que por un tiempo trabajara de noche, mi mamá estaba muy molesta con
el tema, con el tiempo sus encuentros sexuales se fueron limitando y mi mamá
estaba cada vez de peor humor.

Una noche mi hermana le dijo a mi mamá si no podía invitarlo
a Juan a casa, si total papá no se iba a enterar. La casa tenía un gran jardín,
en el living un amplio ventanal que daba a él, junto al living estaba el cuarto
de mis padres con una ventana que también daba al jardín el cuarto de mi hermana
y el mío estaban arriba, la cocina daba al living. Mi madre pensó un tiempo y
decidió que podía invitarlo a Juan un día a cenar. Ese día llego, mi madre me
había pedido que por favor tuviera a bien no decirle nada a mi padre. Cuando el
muchacho toco el timbre, mi hermana fue a abrir la puerta, y paso con el, mamá
estaba en la cocina y yo en el living.

Me puse de pie y lo vi venir hacia mi, tenía un tatuaje de un
cuchillo en un brazo, era muy musculoso y había venido con una musculosa y un
jogging, después me di cuenta que siempre vestía igual, los acompañe a la cocina
y mi madre giro a verlo y note en ella cierta turbación, mi mamá estaba muy
nerviosa y durante toda la cena los comentarios de Juan eran siempre en tono
grosero y cada vez que mi madre se levantaba a servir este le miraba
descaradamente su culo. Juan siguió viniendo bastante seguido a casa y a mi me
parecía que si bien mi madre le decía a mi hermana que su novio era muy
desagradable había empezado a arreglarse más provocativamente. Cerca de fin de
año mi hermana tenía el viaje de egresados, estaría ausente dos semanas. Una
tarde llamó Juan por teléfono y le pregunto a mi madre si podía pasar por la
noche a buscar una ropa que le había quedado en el cuarto de mi hermana, mi mamá
le dijo que no había problemas y que de paso podía venir a cenar.

Cenamos los tres, la cena fue bastante normal y yo
levantándome de la mesa le dije a mi mamá que salía esa noche con unos amigos y
que no iba a volver, que me quedaba a dormir en casa de uno de ellos en capital,
salude a Juan y a mi madre y salí de la casa pero no a la calle, gire hacia el
jardín y me quede observando por la ventana del living, escuchaba una discusión
en la cocina y de golpe lo vi salir a Juan como si lo hubieran empujado. Juan y
mi mamá quedaron de pie en medio del living, se miraban, mi mamá respiraba
agitadamente se veían sus pechos subir y bajar. Yo veía el brazo derecho de Juan
que se veía bien fuerte y me impresionaba su tatuaje.

Me di cuenta como me miras el bulto cada vez que vengo, ¿que
te haces la santita ahora?, la mirada de mi madre se desviaba de vez en cuando
al bulto en el pantalón de Juan.

Mi madre levantando su brazo derecho e indicando la puerta le
dijo que se fuera, este se bajo sus pantalones jogging, no tenía ropa interior y
apareció una pija de largo normal, pero muy gruesa y con una gran cabeza, a mi
mamá le costaba cada vez más no mirar la pija de Juan que parecía a punto de
reventar, sos el novio de mi hija, andate de esta casa volvió a decir mi madre,
Juan le agarró la mano que tenía levantada y llevándosela a su pija le dijo,
dale si se nota que sos tan puta como tu hija, agarrala solo un ratito así la
sentís después si queres me voy, le guío su mano a la pija de él haciendo que se
la agarrara, guiando la mano de mi madre lo hizo que lo pajeara un rato, mi
madre fingía rebelarse y tratar de sacar su mano, luego el saco su mano y mi
madre seguía agarrada a su miembro sin soltarse, los dos se miraban a los ojos
profundamente, mi madre se puso de rodillas y se llevo el miembro a la boca
empezando a chuparselo suavemente, no me equivocaba dijo Juan sos tan puta como
tu hija.

Mi mamá parecía calentarse cada vez que Juan le hablaba,
estuvo un rato de rodillas chupandosela, Juan la tomo de los hombros ayudándola
a ponerse de pie la apretó contra si besándola y acariciándole el culo y le
subió la minifalda que quedo enrollada en su cintura, la empujó contra el
sillón, veía el subir y bajar del pecho de mi madre que respiraba cada vez más
agitadamente, Juan se arrodillo al borde del sillón, le acarició los muslos a mi
madre y le corrió la tanguita a un costado, la arrastró hacia el borde, mi madre
todo el tiempo lo miraba fuerte a los ojos, y una vez bien al borde se la dejo
ir hasta el fondo, sacándole una exclamación a mi madre, que empezó a mover ella
las caderas, sos mas puta que tu hijita me parece y empezó el también a
bombearla, le arrancó la remera que tenía puesta sin sujetador y se dedico a
comerle los pechos, mi madre le apretaba la nuca contra ella, si comeme hijo de
puta, partime con ese tronco divino que tenes.

No pares nunca por favor, el tipo se incorporo y la miró,
parece que tenías hambre, le dijo, quedate tranquila que no te va a faltar más
alimento, van a tener pija para rato, vos y la trolita de tu hija. Vos sabes que
desde el primer día que vine a esta casa me encanto tu culo y supongo que te
debe encantar que te lo hagan, igual que a la putita de tu hija, no?, mi madre
no contestaba, ¿te diste cuenta como te mire el culo el primer día que vine,
no?. Si y cuando sentí tu mirada me puse caliente al instante y trate de
disimularlo, pero después cada vez que sabía que venías me arreglaba para que se
me notara más. Bueno me parece que es hora de que lo pruebe, se salió de mi
madre que se giró y quedó arrodillada en el piso con el culo apuntando hacia
Juan, este le separó las nalgas y empezó a chuparle el culo estuvo un rato
larguísimo entretenido en chuparlo, mientras mi mamá gemía todo el rato sin
parar. Y, ¿a mi hija también le rompes el culo?, igual que a vos me parece que
es lo que más le gusta, ¿verdad?, mi mamá se sacudía y tuvo un orgasmo mientras
Juan se lo chupaba y le dedeaba la concha.

Mi mamá quedo con el cuerpo apoyado sobre el sillón y Juan
aprovecho su relajamiento y le metió la cabeza de su pija en el culo, mi madre
levantó solo un poco la cabeza del sillón y giro a mirarlo con cara de puta, que
suerte tiene mi hija. Y vos también, puta, quedate tranquila, y se la metió más
profundo aún, mi madre estaba como ida sin voluntad, cogémelo mucho, le pidió,
que hace mucho que nadie me lo hace.

El bruto de Juan empezó a bombearla cada vez más duro, que
sucias que son las putas de esta familia dijo, como les gusta que les hagan el
ortito, eh?, si decía mi mamá, rompelo todo que es tuyo llénamelo de tu leche de
macho caliente, guacho, Juan siguió bombeándola hasta que se la clavó bien a
fondo y supuse que teniendo su orgasmo, mi mamá dijo ay cuanta leche, como la
siento en el culo, que delicia y empezó a tener otro orgasmo más profundo que el
anterior. Juan se salió de mi madre y se puso de pie, la agarro fuerte de los
pelos y girándole la cara la llevó a su miembro, limpiala bien puta, mi mama
giro y agarrandose fuerte de los muslos de Juan empezó a chuparsela de nuevo
bien fuerte, parecía que hacía años que no la cogían, Juan tenía una sonrisa
dibujada en el rostro y su pija empezó a ponerse dura de vuelta, la agarró a mi
madre y la levanto de los pelos, la giro y empezó a cachetearle el culo con una
mano mientras con la otra la sostenía de los pelos, mi madre gemía y gritaba y
le decía que era su puta que le hiciera lo que quisiera.

Este la empujo de nuevo sobre el sillón, mi madre quedo
nuevamente con el culo ofrecido. volvió a metersela en el culo y empezó a
bombearla, paraba de vez en cuando y le cacheteaba fuerte el culo, desde hoy sos
mi cerda, le dijo, te voy a coger cuando yo quiera y donde quiera y no me vas a
negar nada, ¿está claro?, lo que vos digas…, soy tuya…, este la agarro
fuerte de los pelos y empezó a cogerla bien duro, mi mamá solo gritaba y pedía
más, la bombeó por un largo rato hasta que la saco y tirandole de los pelos se
la puso en la boca y volvió a acabar terminando lo último de su leche en la cara
de mi madre. Bien puta, le dijo, ahora me voy, que esta noche nos vamos a bailar
con los pibes, se subió el jogging y salió. Mi madre quedo con el culo ofrecido
descanso un rato en esta posición se levantó y se fue hacia el baño.

Autor:




Comentarios Comentarios